Dónde estás.

Son las dos de la mañana y no dejo de pensar en ti. Pienso en los espacios de tu cuello, en los espacios de tus dientes, en el poco espacio entre nosotros cuando hacíamos el amor durante toda la noche. 
Y si me llevo una mano a la boca, aún están tus besos cómo marca registrada que me has dejado entre los pliegues de la piel.  Está todo lo que me gustaba de ti, cada fragmento perdido de tu personalidad, incluso aún conserva el colchón los cráteres que dejabas al acostarte buscando tu espacio entre las sábanas.
Porque el aire que antes respirabamos juntos ya te echa de menos
y más que él, aún más que él, te echo de menos yo.

8 comentarios:

Scarlata y el Señor Don Gato dijo...

me ha encantado tu relato, es precioso, sobre todo la ultima frase, precioso.

Aellai dijo...

Y lo que duele extrañar a alguien.
Rompe

abrazos ( de oso )

Nem. dijo...

Increible, como siempre.

Belén V dijo...

Me encanta. Así, de desgarrador, es echar de menos al amor.

Madame Butterfly dijo...

Hasta al aire le duele. Pero siempre puede recordarse improvisado y escribirlo para que sea hermoso. Un beso!

Be Unic dijo...

No hay nada más triste que el amor se acabe pero con el tiempo quizás te des cuenta de que fue algo bueno!
un besoo!

Miss Poessía dijo...

¡Hola! ^^
La verdad es que hacía un montón de tiempo que me apetecía regresar a este hermoso rinconcito. Preciosa entrada, ¡escribes de maravilla!

Un abrazo fuerte, ¡que seas muy feliz!

(misspoessia.blogspot.com)

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Dejar de pensar en alguien es dificil.
Cuando más se lo propone, más se convierte en imposible.

2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.