La señorita que estaba enfadada con el mundo.

Me sé de una señorita llamada Plisplas que está enfadada con el mundo. Enfadada porque nadie deja de contaminar, porque se ríen de nosotros, porque nos manejan. Y sobre todo porque nos influyen. Plisplas odia que le digan lo que tiene que hacer, o que le metan las cosas en la cabeza a presión. Si tiene que estudiarse veinte páginas de evolución y catorce de letras perfectamente escritas, pues se pone de morros y se enfada. Plisplas piensa que, para aprender, ya están los libros, y que a la cultura no hay que forzarla porque al final pasa lo que pasa, y es que como todo lo que se hace sin ganas, termina siendo una losa en vez de una pluma, y nadie quiere saber. Plisplas llega a clase y le meten una letra detrás de otra. Le hablan de miles de nombres, de lugares impronunciables, y le dicen que se tiene que aprender la tabla del 523. Pero no le cuentan los sueños de esos nombres, ni porqué hacían lo que hacían, o de si sus ojos brillaban cuando sonreían. Tampoco relatan historias de esos páramos desiertos, las pesadillas que sufrió el explorador intrépido que los descubrió, ni desmenuzan ese número, juegan con él a las cartas y lo vuelven del revés.
Por eso, entre otras cosas, Plisplas sigue enfadada con el mundo. 
Ojalá que las cosas cambien, y se le pase.

19 comentarios:

Srta.While dijo...

Ojalá, ojalá se le pase (pero bien, bien rápido)

crêpes

Dany nphenix dijo...

Me ha gustado. Esperemos que las cosas cambien.
Besos.

Anaid Sobel dijo...

Creo que no es solo Plisplas la que está enfadada con el mundo...

Nel dijo...

ojala q pase pronto,supongo q es normal,todos pasamos x un momento parecido..animo!

andii* dijo...

Creo que esa señorita tiene razón.
A veces me gustaría saber que es lo que hay detrás de las historias.
Me encanta esta entrada y tu nuevo diseño ^-^

(ositos
de goma)

Nirvana Cade dijo...

Este relato sólo demuestra tu facilidad para escribir. Me ha gustado. Plisplas debería dejar de estar molesta, puede hacer daño. Aunque tiene algunas buenas razones para estarlo.
Besos-
PD: mira en mi blog, tienes un premio esperando.

Dani Chi dijo...

Ojala que se le pase pronto! No es nada lindo estar enojada con el mundo!

Nancy dijo...

Me siento muy identificada con Plisplas, yo tambien odio que me diga lo que tengo que hacer pero lo que más odio es que me digan que hago todo mal o me critiquen.
Todos tenemos momentos asi en que odiamos a la vida, quizás son las personas o momentos malos, pero hay que saberla disfrutar y sacar de ello lo bueno, desafortunadamente no podemos cambiar el mundo pero podemos empezar cambiándonos a nosotros.
Bonito relato deja mucho que pensar, un beso!

Raquel Coello dijo...

Me encanta como escribes, siempre que puedo te leo...sencillamente es increíble!
Felicidades.

Pineapple dijo...

Preciosa entrada, ojalá que este mundo cambie (para mejor claro).
Un beso desde http://piezas-de-puzzle.blogspot.com.es/

Xikaakira dijo...

Ojala cambiaran las cosas para que deje de estar enfadada con todos!!
Bss

Margari dijo...

Me ha encantado! Espero qeu pronto se le pase el enfado..
Besotes!!!

Jose dijo...

Plis plas me cae bien, concuerdo con ella en el porque de su enfado, la cosa es que no queremos que siga enfadada no? Ojala que se le pase~

Muy bonito el nuevo estilo del blog!

Laura. dijo...

Plisplas tiene mucha razón. Nos comen la olla con palabrejas impronunciables que luego no nos servirá para nada.
Ojalá que se le pase el enfado, ojalá que las cosas cambien de verdad.

*Besos rellenos de felicidad

Limon dijo...

Plisplas y todos nosotros seguimos enfadados con el mundo...
Me gusto mucho la entrada =)

Yelrihs dijo...

Ójala que se le pase a Plisplas porque sino la vida se le pasará en estar enojada. El mundo se cambia de ha poco pero si los que podemos perdemos el tiempo en enojos. ¿En manos de quién quedará el mundo?

Jime Sánchez dijo...

me siento identificada con Plispas.. te sigo! te invito a pasear por mi blog: http://luzyhumo.blogspot.com :) un beso!

Mía Martín. dijo...

Estamos en un mundo lleno de mierda. De ignorancia, de discriminación, de diferencia, de enemistades. Plisplas tiene razón... Que siga enojada y que intente cambiar que sea apenitas el mundo

Takuskita dijo...

Interesante reflexión. Me parece que habemos muchas señoritas Plisplas por aquí :)

Saludiness!

2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.