Los habitantes de Saturno.

Conozco a un tipo que es de Saturno. Aterrizó en mi jardín hace varias semanas, en una nave espacial igual a la de las películas, y me saludó con un "Buenos días, terrícola". Charlamos durante horas en las hamacas, con una limonada en los dedos, y me estuvo contando cosas de por allí.
Dice que en Saturno todo el mundo se lleva bien, se ayudan entre ellos, y las cosas se pagan con abrazos. Dice que no hay guerras, porque los problemas se solucionan con palabras, y que no entiende como los humanos podemos seguir vivos después de matarnos. "Sois peculiares, los terrestres. La única especie que acaba consigo misma por codicia". Dice que a través de los anillos de Saturno viaja la felicidad, y que si quieres cogerla tienes que perseguirla a través de los meteoritos. ¿Por qué no nos unimos a los habitantes de Saturno e intentamos atraparla?

Os he traído un relato un poco peculiar que espero que os guste. Sé que no me paso 
por los blogs, pero leo la mayoría de las entradas. Por último os digo: Por  favor,
que este mundo roto no estropee vuestras ganas de vivir ni de soñar. Siempre 
queda felicidad, aunque esté en los anillo de Saturno, y no aquí.

14 comentarios:

Kira ღ dijo...

Curiosa, original y preciosa entrada :D

Laura. dijo...

Kira tiene razón: es muy original esta entrada.
Y las últimas frases me han encantado. Siempre queda un poquito de felicidad hasta en la más oscura tristeza.

¡Jo, yo quiero ir a Marte!
(besos
rellenos de
felicidad)

Dany nphenix dijo...

Muy linda el relato, me gustó mucho y estoy de acuerdo con lo que planteás.
Besos.

Demoiselle Moore dijo...

Tienes toda la razon deberiamos de controlar ese instinto animal de matarnos y empezar a perdonar, abrazar y ser felices

Neeze dijo...

A este planeta lo único que le falta es creer en Marte, es creer en la felicidad.

TheWickedNightmare dijo...

Excelente

MAMUMA dijo...

No te fiés, seguramente era un vendedor de una agencia de viajes.

La chica de los chicles dijo...

me encanta. solo hay que aprender a encontrar la felicidad donde quiera que este, aunque parezca fuera de nuestro alcance y en un lugar que nunca imaginamos

saludos de la chica de los chicles(:
http://lachica-deloschicles.blogspot.com.es/

Nel dijo...

lindo!
sobretodo me encanta xq tiene mucho de vdd en cuanto q somos la especie q se destruye a si misma no hace falta nadie mas si nosotros mismos lo hacemos...seria lindo q en otro planeta todo fuera tan diferente...besitos!

(Solían llamarme) Lilith dijo...

Así somos los humanos, creamos guerras, nos enfrentamos los unos a los otros. Somos destructivos.

¡A mi me encantan los planetas (sobre todo Júpiter, tengo una manía con ese planeta)! Aunque tengo un miedo terrible al espacio >.<

(por cierto, te sigo en twitter)

Ana dijo...

Sí, parece que todos sintamos que tenemos la felicidad en Marte...tal vez porque aún no hemos sabido encontrarla más cerca.

¡Un besazo! :)

Anaid Sobel dijo...

Sea en los de Marte o en los de Saturno, jamás dejaré de buscarla.

Dile a ese marcianito tuyo que si tiene sitio, escapo con el a Marte sin pensarlo mucho ;)

K. Wasikowska dijo...

Muy original, de eso no hay duda. Una pena que el ser humano esté destinado a crear despojos allá por donde pisa.

¡Un beso!

Ms. Simple dijo...

Leer esta entrada, mientras escucho la música que tienes en tu blog junto con el sonido de la lluvia de "Rainy Mood", es simplemente... memorable.

Por muy peculiar que sea este breve relato, lo que se puede aprender de él por la manera que te hace reflexionar es inmensa.

2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.