Alguien que te vea perfecta.

Recuerdo cuando te miraban y decían que no entendían tu forma de ser, criticaban tu cabello, tu ropa y te escupían a la cara. Esos ojos de hiena clavados en tu médula, los murmullos entre ellos, una media sonrisa de superioridad. Todo lo que te hizo tanto daño y te hizo creer que estabas por debajo de ellos. 
Has crecido arropada entre desilusiones, cayendo cuando te levantabas, y soportando bajo ti la losa de unos estereotipos que nunca fueron contigo. Porque eras demasiado gorda, demasiado callada, porque no salías los viernes noche y te quedabas bajo la cama al amparo de unas cuantas letras en las que te hundías.
Escúchame bien, pero haz oídos sordos a los otros, aquellos que te insultan y te gritan, que te rechazan por lo que eres. Escúchame bien, eres única, eres increíble, digan lo que digan los demás.
Y no llores por sus palabras, no te sientas mal cuando se rían de ti, porque tú sola eres capaz de escalar montañas, de llegar a lo más alto y clavar tu bandera entre las nubes. A lo mejor aún no lo sabes, a lo mejor aún hoy piensas que no vales, pero un día llegará alguien que te rescate y te haga sonreír con una sola mirada, alguien que sepa todo lo que vales. Un día llegará alguien que te vea perfecta, y entonces tú podrás creértelo también, y te darás cuenta de que todos los demás estaban
EQUIVOCADOS.


15 comentarios:

mili dijo...

siempre he esperado al alguien que me haga sentir salvada, pero a veces uno solo se tiene que aprender a salvarm, auque seimrpe habra alguien que sera como una luz y nos hara sentir mejor, que nos haga sentir perfectos :)

La chica de los chicles dijo...

no debería importarnos lo que diga la gente que solo habla para hacernos daño

Me encanta

Marinita dijo...

Holaa!
Claro que sí, cuando alguien se enamore de ella, ella se dara cuenta de que ha perdido el tiempo creyendo las jilipoyeces que esa gente le decia. La gente que hace eso nunca llegará al nivel de esas personas, de las que tanto se rien, pero es envidia, porque tienen personalidad, no como ellos que se dejan llevar por la sociedad. Es muy triste.
¡ Un saludo !

andii* dijo...

Me encanta (:
Odio los estereotipos y al mundo, odio cuando alguna amiga dice "estoy gorda" o "me veo horrible" cuando en realidad todos somos perfectos y el mundo solo nos confunde y nos quiere hacer sentir mal.
Cuanta razón tienes con esta entrada, quisiera que más gente pudiera escucharte y así darse cuenta de la verdad, porque lamentablemente, solo unos pocos sabemos el secreto…

(abrazos azucarados)

Demoiselle Moore dijo...

Parece que me describes perfectamente,
digamos que no tuve una buena secundaria, pero la verdad es que ahora puedo creer mucho mas en mi, me llego muy ondo tu entrada.

Zitmarie♥ dijo...

Que bellas palabras y que ciertas. La personas no saben el impacto que puedo tener en nosotros algunas palabras.

Miércoles dijo...

Precioso. Todo lo que hace falta que nos digan para subirnos el ánimo resumido en una entrada.

Un beso :)

Clío dijo...

lo bien que sienta ver lo terriblemente perdidos que están, lo terriblemente Grrande que somos nosotros por dentro. y sonreírles a la cara.

Margari dijo...

Preciosa entrada! Cuánto daño pueden hacer algunas palabras... Y cómo pueden levantar el ánimo otras...
Besotes!!!

VANESSA dijo...

Somos únicos e irrepetibles, no podemos hacer el papel de nadie más.
Besoss

Ardid dijo...

El aceptarnos es un proceso lento y más de uno tenemos las cicatrices escondidas. Bonita entrada.Besos.

Francesca Alfaro dijo...

Todos somos únicos, algunas veces no es necesario que alguien nos diga que somos mejores, que todos esos insultos o malas palabras de gente que realmente no te conoce te destruya. Una misma debe quererse :)

Fuckdruugs. dijo...

Todo llega hasta esa persona que limpie tus lagrimas y te diga al oido eres perfecta, mientras tanto solo hay que ser fuerte e ir con la cabeza bien alta haciendo oidos sordos ante esos comentarios.

Poly dijo...

Hermoso, te hace reflexionar y si estas bajoneado sirve bastante para subir el ánimo.
Lindo blog

Ana dijo...

Jo, qué bonito... Me he visto muy muy reflejada en este texto. Yo también tuve ese pequeño problema (pequeño porque tiene fácil solución, la de hacer oídos sordos). Menos mal que ahora ya no me importa lo que la gente piense de mí...Y más feliz que unas castañuelas... :)

¡Un beso!

2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.