Canciones de amor que suenan a ti.


Notas musicales.

Escuchar canciones de amor me recuerda a ti. Nos veo danzando sobre el asfalto, bailando al ritmo de un vagabundo que toca algo de los Rolling Stones. Y esa mirada que me lanzaste al besarnos en el mismo lugar donde nos conocimos meses atrás. Cuando me abrazas y cierras los ojos y cierro los ojos y aspiro el aroma de tu piel y me siento completa. Tu mano dos centímetros más grande que la mía, palma contra palma. Tumbarse sobre la hierba uno al lado del otro y mirar las estrellas, y de solo recordar el momento llorar. Yo te dije que aquellos astros de luz eran todas las personas que habíamos perdido, y tú los señalaste con la mano, buscando a aquellos que querías. Sonrío cuando recuerdo ese beso debajo del agua, y las despedidas de más de quince minutos en la que nos separábamos, andábamos hacia atrás mirándonos a los ojos y volvíamos el uno junto al otro. Cogerme en vilo como si fuera una pluma. El helado que acabó en tu nariz y el sabor de tus besos. La falta de oxígeno en tus ausencias. El zoológico cuando te veo llegar a lo lejos, y tus besos al aire que guardo en una jaula de sueños.
Pase lo que pase, no olvidaré lo que nos ocurrió. Te lo prometo.
Te lo prometo.

10 comentarios:

Constance Lefevre dijo...

Un lindo texto, que exprime muchos sentimientos de a dos.


Saludos!

Puedes visitar relatos en botellas aquí:

http://circosinfenomenos.blogspot.com/

TheWickedNightmare dijo...

Ese bello sentimiento quedara guardado
Saludos

Paulina dijo...

Extrañaba esto.

Maria O.D. dijo...

¡Que bello texto! Es imposible olvidar esas cosas con la música que sueña alrededor.

edith dijo...

Cuesta. Cuesta mucho seguir adelante después de una ruptura. Yo no me hundí en la mía, mantuve ocupada mi mente durante semanas para no venirme abajo y no acabar llorando a cada rato. Tenía los exámenes a la vuelta de la esquina y me daba miedo suspender y acabar con asignaturas atrasadas por culpa de lo que estaba pasando. Así que me hice la fuerte y aguanté. Jamás pensé que tuviera tanta fuerza de voluntad para no demostrar mis sentimientos, pensaba que si lo hacía no solo no mostraría mi dolor, sino que tampoco podría transmitir la alegría y el cariño a mis amigos y a mi familia. Pero sí que pude. Logré esconderme del dolor, pero cada noche me encontraba y me hacía llorar un poco y me apretaba el corazón como se aprieta una esponja y se secaba igual que se seca ella cuando nadie la usa. Me sentí vacía, pero me consolaba a la mañana siguiente. Cuando quise darme cuenta, ya había pasado el dolor y por las noches no lloraba sino sonreía al recordar, igual que recuerdas tú en esta entrada, los momentos felices con él. Los dos años y medio mejores de toda mi vida. Gracias por escribir esta entrada y recordarme que he superado con éxito esa etapa dolorosa que son las rupturas y que ahora, aunque sola, sigo adelante con la frente bien alta y orgullosa de mí misma.

http://lashistoriasdetahis.blogspot.com.es/

Francesca Alfaro dijo...

La música tiene algo especial, no solo el sonido, su melodía o la letra, sino lo que es capaz de transmitir en nosotros y veo la capacidad que ha logrado en ti para llegar a escribir esto (:

andii* dijo...

*se limpia una lágrima*
Me has matado, y luego agrega la hermosa canción que acompaña.
Estos son los textos que llegan al alma y la calan hasta el fondo.
Me fascina.

abrazos ( de oso )

H. dijo...

Increíble, cómo transmites tanto en tan poco. Quién pudiera revivir los recuerdos...

Rawr!

Dany nphenix dijo...

Muy hermoso, me ha encantado. Sentimientos y momentos inolvidables, que siempre quedaran en nuestros corazones como bellos recuerdos, luego del dolor y la separación.
Besos.

Paula J.B. dijo...

Simplemente precioso :')

2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.