No dejes de hablar en medio del túnel.


La radio del 600.

Conducías a mi lado, por una carretera en lo alto de un montaña bajo la cual descendían metros y metros de árboles agarrados a tierra por cada una de sus raíces, aguantando como robles la presión de la gravedad. En la radio sonaba algo. Algo triste, de eso sí me acuerdo. Yo llevaba puesto el cinturón, pero cuando giramos la curva y las líneas de la carretera se hicieron continuas por la velocidad (efecto óptico en la cuenca de los ojos) me lo quité y te miré. Tenías la vista fija en la carretera, y éramos tú y yo en medio del infinito. En medio de la nada que unía tu ser y el mío. Saqué medio cuerpo por la ventanilla y gritaste asustado. Me agarraste por el cinturón y entramos en un túnel. Todo estaba oscuro y desierto. Oía tu voz sonar como un suspiro, aliento en medio del silencio, y sonreí mientras me hablabas enfadado, con la voz ronca del miedo.
(No dejes de hablar en medio del túnel -te dije-No dejes).

10 comentarios:

Claudiettha J.V. dijo...

Realmente bonito... no se me ocurre nada a añadir, simplemente perfecta.
Un beso

Kay Williams. dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Kay Williams dijo...

genial, perfecto. ¿Es posible evocar tantos recuerdos en mi cabeza con tan pocas palabras? Pues lo consigues.

¡Un beso descafeinado!

Laura. dijo...

En pocas líneas has descrito la felicidad infinita.
Perfecto.

(besos con gotitas de felicidad)

camila neyra dijo...

muy lindo! siempre me gusta leer tu blog, tus entradas siempre me gustan, te dejo saludos!

Ana dijo...

Muy alocada la protagonista. Yo también habría pasado mucho miedo.
Me ha gustado este relato tuyo, Ali :)
¡Un beso!

Dany nphenix dijo...

Me gustó mucho, sin duda, encontramos a una protagonista que disfruta al máximo.
Besos.

Carlota Mó dijo...

Me gustó mucho la entrada. Yo estoy empezando a escribir ahora, ¿te pasas y me dices que te parecen mis textos? http://cuandoelcorazondejedelatir.blogspot.com.es/

Smoof dijo...

Divino. Enserio, divino.

Manndarina dijo...

Hola, vengo a decirte que lo mío no son las entradas recientes, que siempre que llego a un blog empiezo a buscar un texto que realmente me llegue y... hola, otra vez.
Lo bonito del túnel no es su voz, ni lo oscuro de esté. Es el 'no lo dejes'. Así que, cielo, no lo dejes.

2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.