Memorias.

Me escribo a mi misma para no olvidarme del pasado. Escribir es una manera de retener cosas que no sabes si existen o no de verdad. El amor, las ganas, el sueño. Cosas que se evaporan, que cambian con el tiempo, que son inestables como la vida, porque son consecuencia de ella. 
Me gusta echar la vista atrás y ver lo que escribí, porque sé que lo que escribí es lo que era. A veces, sobre todo en las noches (tiendo a pensar mucho por las noches últimamente, horas eternas), me planteo como hay gente que puede vivir sin arte. Sin expresar en un par de brochazos, en un par de líneas de grafito, toda la emoción interior. Y la ira, cuando sale en forma de verbo, es exquisita, elegante, se curva como las letras.  Llorar con las letras de una canción, hasta temblar. Llorar sin motivos, en una muestra de que se es un ser enteramente pasional. 
Así que me escribo a mí misma para que, dentro de muchos años, cuando me tropiece con este texto, pueda sonreír, y recuerde el momento exacto, la sensación de la lágrima al borde de los ojos, el amor que sentí y las esperanzas que siempre tuve. Para que quién quiera que lea esto sepa que fui, que sentí, aunque en ese momento ya no sea, aunque en ese momento no exista en lo físico. 
Nunca se deja de existir en lo mental 
si se ha esforzado uno lo suficiente 
para ser recordado con bondad.

Gracias por cosas como esta. Gracias.

2 comentarios:

Be Unic dijo...

Cada vez que escribimos exprimimos los sentimientos, las sensaciones y las transformamos en palabras que nos recordarán ese momento. Todo lo bueno y lo no tan bueno queda recogido para siempre en ese texto.
Porque vivimos, sentimos, sufrimos, celebramos y es una buena forma de guardarlo.
un besoo!

María Baz dijo...

La escritura en sí es memoria. Y yo también sé lo genial que es esa sensación de leer lo que has escrito y acordarte perfectamente del momento de su creación.
Un besito :)

2009-2016. Todos los derechos reservados a Alicia Alina.